IMG 20140904 WA0003El pescado es uno de los productos básicos de la dieta mediterránea. Su sabor y su bajo contenido calórico, lo convierten en uno de los platos más sanos, que se recomiendan consumir como plato principal en la comida o en la cena. A la hora del ir al mercado para comprar el pescado, seguro que te ha surgido la duda de si es o no fresco. Se debe tener en cuenta que es un alimento perecedero que necesita conservarse a bajas temperaturas para  su conservación óptima.
Desde Monte Nevado te ofrecemos algunos consejos para identificar el pescado fresco, impidiéndose así que te den "gato por liebre". ¡Toma nota!
  • Fíjate que en el puesto donde compres el pescado esté colocado en una superficie inclinada y que esté cubierto de hielo.
  • No debe estar decorado con hojas de perejil de plástico debido a que éste puede acumular impurezas o gérmenes que contaminarán el pescado.
  • Ojos: Deben ser esféricos, saltones, transparentes  y con la córnea limpia.
  • Agallas: Deben tener un color rojo vivo, limpio y ser suaves  al tacto.
  • Cavidad abdominal: Debe ser brillante, suave y se retirará con dificultad.
  • Espina central: La tela interna que la cubre debe ser brillante, limpia, suave y difícil de retirar.
  • Piel y escamas: El pescado debe resbalar al tacto, ser brillante y la piel debe separarse con dificultad de la carne. Las escamas deben ser abundantes.
  • Carne: Debe ser consistente y elástica.
  • Olor: Debe oler a humedad limpia, a mar o a agual dulce, según el tipo de pescado.
En Monte Nevado cuidado hasta el último detalle nuestros productos con los que elaboramos nuestras recetas. Ven a disfrutar a nuestros restaurantes de nuestra variedad gastronómica. ¡Te esperamos!