Estrenamos nuevo mes y con él, novedades en torno al ocio en la capital. Tal y como os hemos comentado en otras ocasiones, muy cerquita de nuestro restaurante Monte Nevado de la Calle Barquillo, 20 está el Teatro de Infanta Isabel. Este teatro, es uno de los más emblemáticos y nobles de viejo Madrid que cuenta ya con más de 100 años de historia ofreciendo al público madrileño obras de teatro en las que la risa es la principal protagonista.

Monte Nevado“Café y Comida” cumple hoy (29 de septiembre de 2014) veinte años. Y todo empezó como una aventura de su propietaria, Carmen Olmos, que, nada más terminar una carrera que nada tendría que ver con su futuro profesional (Filología hispánica), decidió que quería aprovechar el negocio familiar de jamones para conseguir lograr su sueño de montar su propio negocio.” Echaba de menos en Madrid un sitio en el que poder comer a cualquier hora, puesto que los horarios en la ciudad cada eran más complicados y lo mismo comíamos a las 13:00h que a las 17:00h”. Y esto, aunque ahora parezca sencillo, no lo era hace años. Así surgió la primera de las cafeterías Claudio Coello, cuyo éxito inmediato, animó a su propietaria a montar las otras dos: Goya en el año 2000 y Barquillo en 2007. 

Llegamos a mitad de semana con muchas novedades. La semana pasada, os contábamos en nuestro blog que para todos aquellos que acudan al Teatro Infanta Isabel y que quieran disfrutar de unas tapas previas a la visualización de obra, podrán disfrutar de una gran variedad por solo 2,50 euros/unidad.

Llega el fin de semana y con él, las ganas de ocio. Las terrazas, los cines, restaurantes, etc., se llenan de gente en busca de un poco de acción, con la que distraernos de la rutina diaria de cada día. Atrás quedaron los tiempos en los que el ocio se dejaba para el fin de semana y es que Madrid, no duerme. Cualquier día se convierte en un momento ideal para disfrutar de una velada inolvidable en el corazón de la capital.

La vuelta a la rutina después de las vacaciones siempre es difícil. Atrás quedan los días en los que dejar apartado el reloj para dar paso a las prisas diarias. Es precisamente en estos días, cuando toca ponerse las pilas y con ello, recuperar los hábitos como cocinar. Una alternativa, sobre todo para las noches son las tapas, una forma de comer de forma variada de "picotear" diversos alimentos y sabores.